Ira

La justicia es para las élites

Esta semana hemos de agradecer a los  tribunales su prolífica capacidad de dictar sentencias, que muestra la disposición de los señores jueces de acabar con la acumulación de expedientes y querellas que saturan los juzgados.  Ha salido la sentencia -favorable ¡Cómo no! – del Tribunal Superior de Justicia de Madrid a Rocío Monasterio; el citado órgano tacha de “burda y perceptible” la falsificación documental de la diputada de VOX, dando a entender que si los proyectos visados por la  monjil arquitecta colaban debía ser por culpa de quienes los aceptaban, que eran muy tontos. Eso de que el cargo público está también para dar ejemplo no está  en el Código Penal. Los Santos Inocentes se adelantaron a febrero  cuando la Audiencia Provincial de Madrid absolvió a Cristina Cifuentes por su famoso No Trabajo Fin de Máster, y digo no trabajo porque nunca apareció. Eso sí, las autoras materiales entre bambalinas salen condenadas porque ellas quisieron, puesto que la exdelegada de Gobierno, exdiputada de la Asamblea de Madrid, expresidenta del PP y de la Comunidad de Madrid no tenía poder para presionar a las trabajadoras que han cargado con sentencias de cárcel, dentro de las funciones que le compete a la Justicia.

Tanto les está cundiendo el teletrabajo a sus señorías que en el plazo de un mes la Audiencia Provincial de Madrid ha aplicado justicia avalando el cartel electoral del partido que ha apoyado la investidura de Isabel Díaz Ayuso a la presidencia de la Comunidad de Madrid; y además de sentenciar que no incita al odio, que el cartel pertenece al ámbito de la libertad de expresión comparando el coste falso de un mena con la jubilación de tu abuela, les ha “sobrao” para hacer un juicio político añadiendo que “los menas son un problema político y social”. Ahora que he dado pistas ya sabéis cuál es el partido y de qué pie  cojea la judicatura.

Pero aún hay más: el mismo alto tribunal considera probado solo con las palabras de los funcionarios de policía, es decir, sin vídeos ni fotografías y en contra de los testigos que allí se encontraban, que una joven de menos de 50 kilos atacó y causó lesiones de consideración a unos agentes uniformados y blindados con porras y algún  artefacto más que iban a ejecutar el desahucio de una persona discapacitada. Isa Serra será condenada a 19 meses de prisión e inhabilitación para cargo público durante este tiempo. Luis Ramiro de Dios, juez durante 31 años, concedió una entrevista a La Marea en la que hablaba de la falta de control de las actuaciones policiales al aplicar la Justicia y lo explicó así :  “Fueron a por ella. Una de las agentes de la Policía Municipal la conocía, sabía que era una líder estudiantil y de movimientos sociales. A raíz de las protestas contra ese desahucio, ella y otros agentes articularon un relato en el que fijan una serie de hechos y colocan a Serra como partícipe de ellos. Ella estaba allí y se produjeron esos hechos, pero ni ella lanzó botes, ni piedras ni nada, ni profirió insultos o agarrones contra ningún agente. Los hechos habían ocurrido años atrás y me llamó la atención cómo la agente municipal verbalizó su relato construido de memoria de acuerdo a lo que habían dicho en el atestado”.

Y es que tengo la sensación de que siempre le atizan a los mismos. Si alguien pone en un cartel “Un mena 4700 euros, nada comparado con lo que nos cuesta el rey emérito” le meten en la cárcel obviando la libertad de expresión en la que se amparan las élites cercanas a la Justicia por herencia o ideología; dicho esto, se entiende por qué a la derecha se le cae la Constitución de las manos cuando se habla de renovación del Consejo General del Poder Judicial. Ahora VOX acaba de señalar al editor de la revista satírica El Jueves  publicando foto y ubicación de un empresario de la comunicación con un modelo de negocio diferente pidiendo que otros hagan el trabajo sucio. Antes ya han asesinado a un marroquí, apuñalado a una sudamericana en una cola del hambre y apaleado hasta la  muerte a un homosexual.

Se les  acumula el trabajo a sus señorías. Salvo que le toque el caso a Eduardo de Urbano, por citar a alguien, que permitió la circulación del autobús transfobo de Hazte Oír y dicten sentencia exculpatoria archivando causas. Ya sabéis, si te matan la culpa es tuya por elegir mal el momento y el lugar. Pero esto es solo mi humilde opinión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies